BOLETIN Nro 4

BOLETIN Nro. 4 : Unidades de investigación reciben equipamiento moderno


EDITORIAL Evaluación de la investigación La evaluación de la investigación científica se inició a partir de comunicaciones científicas que recibían el reconocimiento de pares académicos quienes determinaban la validez científica del conocimiento aportado. De esta manera se desarrolló la práctica de evaluación con la modalidad de aprobación de trabajos científicos y de proyectos de investigación por parte de pares académicos (peer review). Esta práctica es la que confiere, aún actualmente, la “certificación” a la labor de los investigadores y permitió el desarrollo de líneas y áreas de investigación. Un segundo enfoque se inicia con el aumento de la importancia de las políticas científicas en los planes de desarrollo de los países y la consiguiente necesidad de los gobiernos de contar con sistemas de evaluación que señalen el curso de las investigaciones en concordancia con sus políticas. Es desde esta óptica que la evaluación de la investigación debe realizarse en el marco de un sistema de investigación e innovación que responda a los planes de desarrollo y a sus políticas de investigación. La evaluación ya no es únicamente importante desde la perspectiva del aporte de la investigación a una rama de conocimiento, sino que debe responder a unas políticas y rendir cuentas del uso de los recursos económicos asignados y de los resultados alcanzados. Entendiendo que evaluación es la emisión de juicios de valor en un determinado marco de referencia, encontramos entonces que un trabajo científico puede ser evaluado desde la perspectiva del avance internacional de la ciencia o desde referentes regionales o nacionales expresados en planes, políticas y estrategias de desarrollo científico tecnológico. Cuál es el marco de referencia que se debe ser usado en la evaluación de la investigación en nuestra Facultad, es una interrogante que puede responderse en una primera aproximación tomando en cuenta el origen de los recursos para investigación. En el caso de los recursos de donación, que hacen un porcentaje significativo del presupuesto de investigación, si bien apoyan a proyectos de investigación de interés nacional, sus componentes y sus resultados están principalmente y de manera clara orientados hacia el referente internacional. Nuestros investigadores, con participación de universidades, institutos e investigadores de países del mundo desarrollado realizan trabajos de investigación, participan en redes, asisten a congresos y otro tipo de eventos característicos del mundo científico actual y del cual no es posible aislarse. En el caso de recursos asignados por el estado, es por todos conocido que son escasos y que alcanzan únicamente para cubrir el costo de personal. En estas condiciones, es difícil pensar que se puedan cumplir o seguir políticas nacionales de desarrollo. De acuerdo a cifras de la Red Iberoamericana de Indicadores de Ciencia y Tecnología, el gasto de Bolivia en investigación y desarrollo es del orden de los 3 dólares por habitante, en tanto que en países como Chile y Brasil es superior a los 30 dólares. En términos del Producto Interno Bruto, mientras en Bolivia el gasto asciende al 0,26%, el promedio latinoamericano es superior al 0,50%. Por lo indicado, si bien por una parte es claro que en la evaluación de la investigación no puede excluirse el componente de calidad científica a nivel internacional, por otra, también es claro que la evaluación respecto a la pertinencia y especialmente al impacto de las investigaciones exigido en muchas ocasiones, debe ser relativizada en función de los recursos que el estado pone a disposición de la universidad para llevar adelante sus políticas de desarrollo en general y de ciencia y tecnología en particular. Posiblemente una solución parcial sea el orientar de mejor manera los recursos de donación hacia el seguimiento de políticas nacionales de desarrollo científico y tecnológico y al cumplimiento de planes estratégicos de investigación institucionales y de las distintas unidades. Buenos ejemplos se encuentran en los proyectos que se ejecutan en la Facultad de Ciencia y Tecnología y en la creación y funcionamiento del fondo concursable de proyectos administrado por la Dirección de Investigación Científica y Tecnológica de la UMSS.

INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN